21/6/16

Poema de Amalia Mercedes Abaria



Y no hay muros, sino largos hilados
que las rosas tejieron.

Y no hay techos, sino grandes  helechos con flores
blancas que he visto en tantos sueños.

Y no hay puertas, sino amplios senderos
que conducen a la nube más frondosa.

Y no hay nieblas ni papeles muertos
sino el rumor de pájaros de la infancia.

Quien visita la casa del Ángel ha soñado
con el resplandor de un  cristal
           donde nace la aurora.
Y sentimos que la paloma más pura nos acompaña.



© Amalia Mercedes Abaria

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

una armonía perfecta de imagen y palabra. muy bellas. susana zazzetti

21 de junio de 2016, 12:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muchas gracias Gustavo! Por esta publicación y todo tu trabajo. Un abrazo! Amalia

21 de junio de 2016, 22:51  
Blogger Ignacio Giancaspro ha dicho...

Una pintura perfecta de la Casa del Angel con todas sus carencias que sin embargo la construyen
Hermoso poema Amalia deja una sensacion eterea y ganas de volar
Tu poesia es valiosa
Ignacio

23 de junio de 2016, 20:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias amigos por sus palabras ! Amalia

29 de junio de 2016, 17:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal