31/3/16

Poema de Patricia Díaz Bialet


COMO AGUA DE COLONIA

Cada día que se va
algún pesar que se queda;
así es la suerte del hombre:
agua de río de arena.
Aledo Luis Meloni


La vida se escurre como agua de colonia.
Y entonces recurrimos al pasado,
a su tejido minucioso de melancolía,
y el hígado se vuelve un tanto medieval a pesar nuestro.

Porque la vida se escabulle como ceniza de pasto
y lo que vuelve sólo apenas nos contiene.

Existe en nosotros un porvenir absurdo de cosa efímera,
una utilidad de muerte que no desciframos por completo.

Tracemos entonces una suerte de bosquejo a modo de tiempo transcurrido.
Veamos qué de pauta trágica podemos acribillar con nuestro beso.
Y revisemos el alfeizar que se derrama secreta y lentamente sobre el mundo.


© Patricia Díaz Bialet

10 comentarios:

Blogger Juana Ramos ha dicho...

La fugacidad, lo breve de nuestra existencia. ¡Hermoso poema!

31 de marzo de 2016, 1:56  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Ameno y conciso. Gracias por este poema.

31 de marzo de 2016, 13:57  
Blogger David Rosales ha dicho...

Nos resta sólo el presente. La vida es una acumulación de instantes, a pesar de ello: seguimos.

Abrazos

David Rosales

31 de marzo de 2016, 14:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bella forma de de no poder rescatar la finitud del tiempo. susana zazzetti.

31 de marzo de 2016, 14:21  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

Un placer leerte Patricia!

1 de abril de 2016, 9:06  
Blogger marcelo bertora ha dicho...

"acribillar con nuestro beso"

1 de abril de 2016, 15:43  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

El primer verso, define
felicitaciones un abrazo de Maria Luisa Márquez

1 de abril de 2016, 22:56  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Como en un juego el tiempo se esfuma. Muy bueno
Un abrazo Graciela Barbero

2 de abril de 2016, 15:21  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

No hay recetas, algunos recursos se reiteran pero la paradoja de la fugacidad, nacer para morir no encuentra solución, muy bueno el poema

Clelia Bercovich

9 de abril de 2016, 19:48  
Blogger sacanueces ha dicho...

delicioso!!! toda la excistencialidad derramada, como una copa rota sobre un mantel blanco y el malbec tiñendo su desangre!!! realmente delicioso y maravilloso!!! gracias por compartirlo, francisco

22 de abril de 2016, 21:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal