5/1/16

Poema de Griselda Rulfo


Esta idea, 
oculta entre devaneos hegelianos, 
asoma enemiga 
en las tardes. 
Tardes 
donde las sombras interiores 
anuncian 
encontrar  una parte suya. 

O niegan 
el auto convencimiento 
de la fatalidad 
que ha recorrido 
horas entorpecidas. 

O sólo manifiestan 
entereza 
disfrazada de culpa. 

O, 
simplemente, 
convierten su cuerpo 
en nada más 
      que cuerpo. 




© Griselda Rulfo

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

tu tono, tu estilo,esa arrastrada y bella tristea de algunos de tus versos,en éste profundiza la armonía. susana zazzetti.

5 de enero de 2016, 19:27  
Blogger Adriana ha dicho...

Muy buen texto, enigmático y nostálgico, abierto a múltiples interpretaciones. Un abrazo. Adriana Maggio

9 de enero de 2016, 14:25  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Enigma que se adentra en el alma y el cuerpo donde las propias interrogaciones nos sacuden Este poema las deja al descubierto con su simple factura y su profundo sentido Gracias

15 de enero de 2016, 9:58  
Blogger Liliana ha dicho...


Me pasa, nos pasa, es así en determinadas etapa, con determinados temas, algunos interrogantes nos atraviesan, a veces nos angustian, a veces son el equilibrio, la sombra para salir a la luz. Y me encanta como lo has dicho, grande Gri!

24 de enero de 2016, 18:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal