27/12/15

Poema de Victor Marcelo Clementi


Emisión aleatoria

Soy aquel aroma pueril que escapa de la alcantarilla
y trasborda al olfato transeúnte
como un hilo suicida,
soy aquel siseo volátil que dibuja
esa hoja recién abatida por una crisálida,
soy aquella vibración huérfana que ruge
sólo en mi cabeza y deposita larvas incógnitas:
me asocio a lo inmediato
desde aquel planeta que sucede vida
y muta en secreciones alegóricas.

el arquitecto que criaturó la Idea
no supo defenderse de ella,
el diseño desbordó al origen,
la simetría ha descuartizado a dios en conjeturas:
tarde o temprano los hechizos traicionan.

dicen que el señor perdona pero el universo jamás,
la creación es un destello violento
la materia compite
la vida reverbera en charcos hediondos

no hay mejor poesía que la supervivencia
los cadáveres son letras que ilustran sinfonías
¿acaso no es paradojal que lo bello
haya sido ecombro y la metáfora fuera silencio?
la muerte es otra deidad que excede al ateísmo
y escupe el ruego de los cobardes

Niestzsche asesinó a dios pero ocultó el arma
y desapareció el cadáver: nada lo incrimina
sólo la negligencia de los crédulos

que repite la historia de tanto mendigar certezas.

  

© Victor Marcelo Clementi Nasif

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal