25/12/15

Poema de David Rosales


Equidistancia 

Equidistantes son nuestros cuerpos
cerrados por la fatiga del deseo
de un roce amargo,
la oscuridad del silencio
apenas roto en la cercanía del viento,

duermo a tu costado,
un abismo detiene mis manos
ávidas por cercenar el sueño,
donde soy extranjero

la concupiscencia se demora
las sabanas deshilan los últimos suspiros

amanece.



© David Rosales

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal