23/12/15

Poema de Marizel Estonllo



UNA PÍLDORA EN EL PISO

Rodó como un pequeño sol anaranjado
y se detuvo.
La aplastó alguna pisada
sin embargo mi curiosidad pudo con ella.
La levanté y me la tragué.
Temieron por mi,
quisieron que la vomite
ya era tarde,
fue imposible.
Era de un color anaranjado
como un sol muy feliz
y me la tragué
como a toda la infancia
estancada en un cubo de sombras


© Marizel Estonllo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal