27/12/15

Texto de Sonia Quevedo

  
DIVAGANDO 

Entra contrito el vacío escoltado por silencio en medio de la soledad cuando una enorme puerta se abre. 
Se han apagado las brasas dentro del tronco seco, cuando, inclemente el viento  trasciende doblegando las velas. 
Prosigue lento la ausencia y oscila la vieja silla mecida por los recuerdos mientras, duerme la noche su sueño y se descuelga la mañana. 
Retorna el vacío a su estado, se han apagado las brasas y solloza la soledad avanzando ante el silencio. 
Oscila la vieja silla… 



© SQuevedoH

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal