26/11/15

Poema de Paulina Vinderman


Se vuelve del amor con menos sabiduría, susurro
mientras él mismo me lava las heridas.
(¿Puede un verdugo ser buen enfermero?)
Desclava, cristalito por cristalito, de la espalda.

Cada uno de ellos se convertirá en poema,
prometo en silencio,
y veo a mi sangre correr por la bañera
(allí donde ahogué a mi muñeca Melancolía).

Oh, árbol violento,
mi cuerpo fue un maniquí distraído.
¿Qué busqué?
Ruleta rusa encubierta, el grito de
de los pavos reales en la noche, una tempestad
que arrebatara mis hojas como el invierno.

Busqué un viaje a un país que no existe
y una muerte que no sucedió.
Entre el desvelo y la euforia, me creí
centro de una ficción: actriz que sobreactuaba
para arder en un glaciar
(un glaciar que sí se muere bellamente
para feroz envidia de mis naves). 



© Paulina Vinderman

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

bellísimo y tremendo. ana guillot

28 de noviembre de 2015, 18:11  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Excelente poema. Desgarro del amor, el cuerpo y la ilusion de vivir algo que no es...un abrazo ines

29 de noviembre de 2015, 10:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El amor que desgarra deja, tal vez, todas esas heridas... aún así sigue siendo maravilloso. ¡Excelencia en poesía! Isabel Krisch

29 de noviembre de 2015, 18:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

SIEMPRE TU POESIA DE ALTA CUMBRE, DE HONDO ABISMO LUMINOSO!!!!
ABRAZO


maria del mar

30 de noviembre de 2015, 15:02  
Blogger ESTEBAN CHARPENTIER ha dicho...

Excelente poema!

15 de diciembre de 2015, 13:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal