29/7/15

Poema de Rolando Revagliatti


Ya no cae la lluvia sobre mi cabeza 

En bolas
               sin certificados
ni mota de cordialidad
depuesto mi penacho
(que no todo es rarefacer, mascullo)
cae ceniza sobre mi cabeza

Me aggiorno en mi propia caída
¡El servis es mi amada!, rujo

La brisa vil
y una especie de estío
caen encarnando
una figura literaria.


© Rolando Revagliatti 

2 comentarios:

Anonymous Pauli ha dicho...

Extraño,original, contundente como un directo a la mandíbula, de acuerdo con tu estilo. Me gusta.

3 de agosto de 2015, 11:23  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Simple y complejo, característica de siempre en sus poema; el hombre con sus pasiones y su mundo.
Gracias por las imágenes.

Sonia Quevedo

8 de agosto de 2015, 12:32  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal