26/7/15

Poema de Paulina Juszko

  

No entiendo la ciudad
no entiendo las calles
no entiendo a los animales
silenciosos o aullantes
no entiendo los amaneceres
y menos aún los atardeceres
no entiendo por qué esto y no lo otro
no entiendo cómo pasan las cosas
no entiendo la infancia
y menos aún la vejez
mi yo se me escapa de las manos
se hace cada vez más inaprensible.


© Paulina Juszko

6 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Son momentos, circunstancias. Volver al eje es necesario.
Un abrazo

26 de julio de 2015, 19:36  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Buen poema sobre la desesperanza... ciertamente, a veces, no entendemos nada.
jorge pablo moreno.

27 de julio de 2015, 4:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Buen texto, Paulina, muy en tu estilo y en diálogo con los problemas de hoy.

Claudio Simiz

28 de julio de 2015, 15:12  
Blogger Haydée Norma Podestá ha dicho...

Entender...no entender...Estar inmerso en esto que se llama vida...que irremediablemente nos lleva a la vejez...donde todos los yo se escapan sin poder asirlos...proyectados hacia esa incomprensión que es la muerte. Muy bello. Haydée

29 de julio de 2015, 12:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tan actual este poema, tan bien logrado con pocas palabras, la ilustración no e va a la zaga, buen conjunto
Saludos
Betty Badaui

30 de julio de 2015, 22:39  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Entonces, se entra en la nada.

15 de agosto de 2015, 18:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal