28/1/12

Poema de Marta Braier


Nocturno Hindú

Alguien llora
mientras escribo este poema
No es el rumor del agua
ni el viento entre las hojas
una rama en el río a la deriva
Y el poema pregunta y pregunta
la dulce lámpara encendida

pero sé de la luz que se apaga
Alguien llora
y nada deja de suceder

una rama en el río a la deriva

© Marta Braier
Foto: Gustavo Tisocco

6 comentarios:

Anonymous Andrea P ha dicho...

Qué hermosa arte poética, "alguien llora y nada deja de suceder".
Felicitaciones
Andrea

28 de enero de 2012, 17:31  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

cada uno de nosotros, nos suceden cosas. Y a pesar de ello, - nada deja de suceder -
Tan verídico!!!
Así se va perdiendo el brillo de los ojos también.
Mi abrazo

28 de enero de 2012, 22:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué bello en su sutileza!. Todos somos, en parte, "una rama en el río a la deriva",un llanto que no detiene el devenir del mundo.
Tal vez lo que nos salva sea que haya en nosotros un poema que pregunte y pregunte por ese llanto, que no lo confunda con el rumor del agua o el viento, que sepa de la luz que inevitablemente se apaga, tanto como de la "dulce lámpara" que deberá mantener encendida.
Me gustó mucho.
Un abrazo
Amalia Zacoutegui

1 de febrero de 2012, 13:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Qué buen poema, Marta! Me conmovió con su diáfano fluir. Gracias.

Jorge Luis Estrella

1 de febrero de 2012, 21:41  
Anonymous Silvia ha dicho...

Muy bello, una rama en el río a la deriva, eso es un poema. Me encantó!
Un abrazo, Marta
Silvia Rodriguez Ares

3 de febrero de 2012, 14:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta me conmovió totalmente. El último verso, puede ser todo el poema, es una hermosísima imagen. Gracias. Un beso. Sonia Del Papa Ferraro.-

3 de febrero de 2012, 17:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal