22/5/20

Poema de sandra Gudiño



Modista

Mi madre dominaba el mundo
desde el pedal de una singer.

Ojos de nena
recorrían en detalle su vestido
                             entreabierto
como quien acaricia.

La tela era un collage
de hojas esparcidas
por aquí por allá
algunos frutos.

Escándalo de colores
sobre fondo oscuro.

De ese detalle
estaba hecha la familia

y mi muñeca de trapo.

Sólo heredé
la tijera de abrir ojales.

Una mañana de estas
voy a cortar
el hilo.


© Sandra Gudiño

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Con recuerdos, con ritmo, con suspenso.
Con poderoso final!!
Gracias por compartir.
Tere Vaccaro.

22 de mayo de 2020, 11:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

así; simplemente espectacular. susana zazzetti.

22 de mayo de 2020, 16:15  
Anonymous Sandra Gudiño ha dicho...

Gracias por la lectura y los comentarios! Abrazos litorales!

22 de mayo de 2020, 19:51  
Blogger Unknown ha dicho...

bello , puntada a puntada logrando un bordado que invita a bordar

24 de mayo de 2020, 15:11  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Lenguaje de honduras femeninas este poema tan hermoso. Y ese tijera, ese hilo por cortar que abrirán ojal: ojo? Ventana?
Verónica M. Capellino

24 de mayo de 2020, 21:00  
Blogger Andre Far Fer ha dicho...

Oh mi querida, qué belleza!!!!
Andre

24 de mayo de 2020, 21:29  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Yremendo final!!!

Besosss

27 de mayo de 2020, 1:28  
Blogger Lore ha dicho...

Brava, Sandra! Reverencia, hermosa poeta.

3 de junio de 2020, 1:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal