8/5/20

Poema de Luciana Ravazzani



Él advierte la manera de caminar de su abuelo,
siempre un poco detrás,
como si quisiera estar solo en compañía. 
Cuando el abuelo ya no esté, me pregunto si lo primero que va a recordarle
es ese cansancio de medir hasta dónde acercarse.
Cuando el abuelo ya no esté, me pregunto qué voy a recordar yo,
que sostuvo sus formas siempre, a pesar de todo.

© Luciana Ravazzani

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Tu poema me emocionó. ¿Cómo será volver a caminar con el abuelo? Qué no daríamos por caminar de nuevo aunque más no fuera unos cuantos pasos con él, un poco detrás, acompañándolo?. Alfredo Lemon desde Córdoba

9 de mayo de 2020, 21:05  
Anonymous Belkys Sorbellini ha dicho...

Hermoso por la emoción que provoca. Imposible no recordar a mi abuelo. Y la nostalgia lo trae con un deseo de poder caminar a su lado. Hermoso poema.

10 de mayo de 2020, 12:23  
Blogger Adela ha dicho...

Qué bonito eso de poder recordar esos pasos, que sin duda,fueron tan seguros...

30 de mayo de 2020, 16:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal