8/5/20

Poema de Darío Paiva



-Hambre.

                       “La jaula se ha vuelto pájaro.”
                                                         (A.P.)                          

prisión para mis manos              
se han vuelto sus caderas.                       
calor húmedo del deseo,                         
acompasar de la piel,                         
sin poseerse nunca del todo.                         
devuelve el espejo                         
imágenes segmentadas                         
(rechinar del mueble y olor a sexo)  
me doy al éxtasis
con la resignación del condenado                       
rituales de pequeñas muertes,
apenas una leve calma en los cuerpos;   
una tregua en la sangre y la mentira.                    
                      
                    
ahora,                         
sentado en un rincón de la vieja casa, 
no puedo sostener la mirada
ante todo un patio de tierra que me interpela.
Y al fin dejar caer los ojos en absoluta oscuridad.                        




© Darío Paiva


5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Buenísimo, Darío!

Qué bueno que estés aquí!

Un abrazo,

Alicia Márquez

9 de mayo de 2020, 16:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Excelente!
flora l.

10 de mayo de 2020, 2:25  
Anonymous Belkys Sorbellini ha dicho...

Muy bueno!

10 de mayo de 2020, 12:34  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sugerente poema. El amor físico, su cercanía, dicho con palabras precisas e imágenes contundentes. Y ahora, lo vivido se volvió recuerdo, nostalgia?. Alfredo Lemon desde Córdoba

10 de mayo de 2020, 18:58  
Blogger Mar Pared ha dicho...

Excelente, Darío.

10 de mayo de 2020, 22:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal