6/5/20

Poema de Mercedes Raquel Enrique




ADIOS

Parece mentira, pero al fin lo dije…
tomé la maleta cargada de tiempo,
de abrazos no dados,
y del sutil desencuentro.
Guarde muy ordenada cada una de las cenas,
que esperaban silentes tu inhóspita llegada.
Guarde las entradas de los teatros a los que nunca fuiste.
No puede guárdate mis lagrimas pues se evaporaron,
las vestí de negro, pero con toques dorados,
junto al maquillaje y el rojo en los labios.
Guarde el caminar de cada uno de los niños,
a los que nunca viste, claro… tus horarios.
Pero no puedo darte sus tiernos abrazos,
la música de sus voces jugando en el patio,
pues tu sòlo has escuchado el silencio de la noche,
cuando ellos dormían y todo estaba ordenado
pero no puedo darte el llanto, de la caída,
ante la primera bicicleta.
Ni la ropa raída al trepar la parra de nuestra vecina,
Y mucho menos el grito de doña Vicenta.
No puedo guardarte el orgullo que he sentido,
cuando nuestros hijos llevaban sus banderas,
colmados de bríos, aunque tu no los vieras.
No pude guardarte las risas, los gritos y hasta alguna canción,
cuando los viernes abrazados tomábamos el sillón,
para ver películas… esas, las de terror.
No puedo darte lo que tú no has querido.
Ayer ha partido nuestro último hijo, a su vida de adulto,
Aquí me he quedado con esta maleta y sin ningún ruido.
No creo que notes la tremenda ausencia,
 para ti son iguales casi todas las noches,
sin ruidos, sin niños y sin ningún reproche.
Te dejo tu casa, me queda muy grande,
prefiero la mía, la del mar lejano,
la que prepare hace muchos años,
para cuando llegara este día
 y fuéramos tú y yo,
sólo dos extraños.

© Mercedes Raquel Enrique

3 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Muy bueno, Mercedes. Toda una historia, llena de melancolía y resolución. Un beso grande. Adriana Dirbi Maggio

10 de mayo de 2020, 13:53  
Blogger CARLOS V ha dicho...

Siempre logrando llevarnos al máximo de la emoción y haciéndonos sentir cada parte de tu letra. Besos enormes...

10 de mayo de 2020, 20:03  
Blogger Unknown ha dicho...

En todas tus poesías siempre encuentro reflejado algún rasgo tuyo, en este caso, el de la mujer íntegra y autosuficiente.Que lindo leerte Mer!

10 de mayo de 2020, 23:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal