20/4/20

Poema de Carlos Alberto Roldán



¿Acaso no tienen consecuencias haber dormido boca arriba o abajo, de costado hacia 
alguna de costado hacia nadie? 

¿No tiene consecuencias nacer morir 
ver al párvulo que de modo incomprensible 
se anima a sonreírnos? 

Tomábamos palabras las golpeábamos 
aunque no hiciéramos que su resplandor fuera el fuego. 
dejábamos que los relojes 
araran nuestra espera en bares en esquinas, en la Plaza de Congreso; 
dejábamos que la noche nos cubriera con su cobijo de frío y propio hueso. 

Queríamos que al pensar en alguien 
eso no se viera como dimensión de hambre o sed o como 
descubrimiento de tierras hondamente desconocidas. 

Palabras y palabras puestas en el sueño 
en la vigilia puestas, al costado o en el centro del camino: 
fuimos ese resto, esa penuria del sueño, esa parte faltante 
sin nombre ni medida. 

No puedo pretender que resultara 
sin precio esta insolencia 
de mirarlo al sol, de mirarla a la noche. 

De intentar mirar algo.


© Carlos Alberto Roldán

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal