18/4/20

Poema de Eduardo Mileo



ELLA está sentada
frente a la ventana de su pieza de niña
y mira el jardín
cualquier jardín de sus ojos
para entrar en el verde.
No comprende aún
en su inocente juego
que alguna vez tendrá en su mano
la riqueza deslumbrada
y se abandona a su deleite de sol
a sus colores.
Está sentada pero vuela
y el cielo es un silencio de sus ojos.
El viento es guarida, porque sopla
y lo que sopla no deja de vivir.
Cuando se cansa de tanta compañía
ella desciende de sus tigres
le da cuerda al reloj
y mira lejos
donde no alcanza la mirada.

© Eduardo Mileo

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Poema vibrante. Genial! "El viento es guarida, porque sopla/ y lo que sopla no deja de vivir". Vértigos y sugerencias. Gracias! Alfredo Lemon desde Córdoba

18 de abril de 2020, 16:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me dejó ver por esos ojos. Bellísimo!!
Flora levi

19 de abril de 2020, 14:51  
Blogger leonor ha dicho...

Hermoso poema

25 de abril de 2020, 17:06  
Anonymous Pauli ha dicho...

Un poema con mirada de niño,de misteriosa belleza.

26 de abril de 2020, 12:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal