10/8/19

Poema de Luciana Ravazzani



El jardín ceniciento,
el deseo de ser dentro de un jardín,
abrir los brazos para recibir
todo el peso del cielo.
Pasa un avión.
Tiene cálidas luces íntimas.
Anhelar el cuerpo caliente de un avión.
Pensar que por fuera las luces
son rojas, blancas, dulcemente envidiadas
en el estado crepuscular
de quien las mire en un jardín ceniciento.

© Luciana Ravazzani

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

ahh, ¡qué bello!! susana zazzetti,

10 de agosto de 2019, 21:25  
Anonymous Pauli ha dicho...

Comparto esas sensaciones que nos proporciona un jardín amado, a toda hora del día.

16 de agosto de 2019, 12:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal