6/5/18

Poema de Jorge L. Carranza



Cada tanto… 
cuando llego a casa 
y nadie me ve 
acaricio discretamente 
la puerta de entrada. 

Paso mi mano 
sobre el lomo 
del animal 
más feroz. 
El que muerde y no suelta. 
el que lame las heridas 
como nadie. 
El más temido. 
El más querido 
también.


© Jorge L. Carranza

4 comentarios:

Blogger Adela ha dicho...

uy! Muy bueno!

6 de mayo de 2018, 21:57  
Blogger Susana Rozas ha dicho...

Cuánta emoción contenida en palabras precisas.. Bello poema

7 de mayo de 2018, 13:14  
Blogger claudia tejeda ha dicho...

Hermosura tu poesía, una puerta con premio la lectura. Gracias.
Te abrazo!
Claudia

9 de mayo de 2018, 2:34  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Un poema bien logrado que sorprende.
Abrazo Ana Romano.

13 de mayo de 2018, 11:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal