6/5/18

Poema de Beatriz Minichillo


  

Otoño 

En este mar cauteloso de silencios
un canto de silbos penetra el espacio.
Mi boca evade preguntas que queman.
No sé dónde estoy, ni mi nombre.
Lo insólito se prende de mi mano.
Lo invisible me rodea.
Mujer viva en un crepúsculo más.
Las hormigas se afanan en su tarea.
El gallo espera el próximo amanecer.
El río se fastidia con el peso
de la luna en su corriente.
Los sapos juegan a las escondidas.
La noche crece y se expande,
lloran todas las lágrimas del mundo,
ríen todas las bocas del tiempo.
Pasa un tren con su carrusel
de vagones perdidos.
Alguien canta una canción de cuna
y el día transita sus espejos.
Una hoja empieza a despedirse
del árbol que la cobija
y así, blandamente,
comienza el otoño.


© Beatriz Minichillo

4 comentarios:

Blogger Isabel ha dicho...

Beatriz, es una verdadera maravilla. Un abrazo Isabel Llorca Bosco

8 de mayo de 2018, 11:41  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Muchas gracias Isabel

12 de mayo de 2018, 12:56  
Blogger Amalia Mercedes Abaria ha dicho...

Hermoso poema, Betty! Abrazo! Amalia

12 de mayo de 2018, 17:36  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Gracias Amalia

13 de mayo de 2018, 22:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal