4/5/18

Poema de Nilda Barba



caminé el tiro de gracia
inasible como cenizas de carnaval
desterrada de todo paisaje caminé
flores de escarcha en la niebla
ni una cosquilla
ni un paso de baile
me darían la resurrección
sin embargo
tembló el abismo
de mi cintura
abrí los ojos
entré al matorral plagado de senderos
(podrían ser bahías
tal vez océanos en la luna)
las playas blancas recordé
el alud de tu voz
las ballenas recordé
tu mano en mi cintura
las cataratas
sí quiero
sí quiero
recordé

(aunque dicen que después de vivir
no es posible crear nuevos recuerdos)

© Nilda Barba

1 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Nilda, me encantó y el final que sorprende y golpea.

Abrazos
Elisabet

7 de mayo de 2018, 18:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal