6/5/18

Poema de Beatriz Puertas



era una persona solitaria que tenía muchas fiestas
muchas menciones
muchos eventos
mucho trabajo
mucho éxito

poco antes de que dejara de sonar el teléfono
en el momento en que el sol de invierno se retiraba raudo
y las primeras sombras del anochecer oscurecían sus pupilas
prendía la computadora
cerraba el excel, ya no había más negocios,
el facebook, estaba harta de tantos comentarios,
y todos los programas disociadores
que le impedían sumergirse en sí misma
y se abocaba a jugar a candy
así olvidaba por unas horas su falta de amor
así mantenía su condición de fuerte inexpugnable
y suponía que la imagen de persona fuerte y emprendedora
quedaba incólume
pero los que la intuíamos
teníamos claro que ese fuerte inexpugnable
tenía una lágrima asomada a los ojos
que a veces llegaba a ser tan larga que le humedecía
las arrugas del pecho.

© Beatriz Puertas

3 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Estremecedor poema, la soledad siempre duele.

Abrazos
Elisabet

7 de mayo de 2018, 18:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...


Tremendo poema, Beatriz.
Me estremeció.

Un abrazo,


Alicia Márquez


11 de mayo de 2018, 19:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Todo un tema la soledad, me agradó esta forma distinta de mostrarla, me gustó el poema.
Un abrazo.
Betty Badaui

21 de mayo de 2018, 20:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal