21/4/18

Poema de Silvia Rodríguez Ares




Carpe noctem

La noche
ya no tiene nombre ni lugar.
Es tiempo inhabitado,
horas
que se van conmigo
al refugio donde nadie entra.
Esta luz
nació sin puertas ni pared.
No necesita abrazos
aunque siempre los reclama.
Le ofrezco mi carencia
y ella,
niña
de papel en llamas,
prefiere deambular a oscuras.
Le perdono los golpes,
los gritos,
la belleza y el amor
que nunca me dará
ni le daré.
Porque ella es la noche
y yo
aún espero a mi amante.

© Silvia Rodríguez Ares

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Uy Silvia, qué intensidad hecha poema! Me gusta la evocaciòn de esa noche, y el final... un remate certero.

Cristian Jesús Gentile

9 de mayo de 2018, 15:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal