18/4/18

Texto de Martha Goldín



Hermosa Beach-Los Angeles

Sobre la Avenida Aviación cada tanto una bocina. En el silencioso andar de los vehículos sólo un ligero rumor.
Me asomo. El Pacífico atraviesa a lo largo mi mirada.
Me atrae y atrapa como un enamorado.
Es azul y cae sobre la playa abandonando su espuma de utopía cansada.
Cierro los ojos, estiro la mano y subo decidida a mi bote de sueños.
Desde la ventana del hotel me miro, me hago señas, me digo que no arriegue navegando un mar tan impredecible.
Pero mi bote es rebelde. Tiene una larga historia de luchas . Está hecho de los sueños de toda la vida .
Me digo adiós y respiro feliz el aroma del mar.


© Martha Goldín

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal