25/2/18

Poema de María Cristina Di Lernia



OTRO OTOÑO

Otoño acostumbra bajar al sol
recostarlo en el follaje
y al fuego también
y a las ciruelas maduradas en enero.
¿Cómo no amarlo hecho nervadura
y acerado fulgor en las veredas,
o sentir el calor
que convoca su presencia vulnerada
entre las ramas?
Suele caer deshojado
con  olor a hoguera navegando el aire
llega encandilando
camineros vivos,
parte ensombreciendo
caminantes muertos.-

                                                              
© María Cristina Di Lernia

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bueno!!!
Extraigo: ¿ Cómo no amarlo hecho nervadura/y acerado fulgor en las veredas,

Tere Vaccaro

28 de febrero de 2018, 19:46  
Blogger Dardo festino ha dicho...

Será ese otoño la forma en que nos mire el mundo. Gracias Cristina

1 de marzo de 2018, 10:39  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Bello poema, María!

Besosssss

2 de marzo de 2018, 12:22  
Blogger Silvina Vuckovic ha dicho...

Aaahhh buenísimo. A enero siempre le falta poesía. Genial

4 de marzo de 2018, 16:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal