28/7/17

Poema de Susana Szwarc


EN EL FONDO

El punto de verdad se descose
en la repetición del sufrimiento,
dijo una de nosotras mientras mirábamos el balde
(¿de qué color era?)
juntar el agua
escasísima
del fondo del aljibe (por la sequía hicimos
un pozo
en el lugar de la huerta. Yo amaba las ortigas,
lugares de aventura: ¡madre! ¡madre! mirá
me picaron las ortigas, está roja
como un balde mi mano.
Y en la Reservación, ella,
curandera, me peinaría). 

Allá, en el fondo del aljibe
el movimiento era un paraíso y la boca
se nos llenaba
de frases que cumplíamos. Por ej: "quien se aleja
                               de su casa ya ha vuelto".
De sólo decirla hicimos los bolsos. Nos fuimos
a la ciudad. (Una costumbre
de mujeres, hacer acto la palabra). 

Olvidadas al volver
gritamos: ñde añamembyre, ¿mba'ére
pikó oré reyá? 

Podría enojarse, trancar
la puerta. 

"Lublú" le insistía durante la noche
por el sufrimiento del verano y él
-la puerta abierta-
ofrecía su torso desnudo. 



© Susana Szwarc

8 comentarios:

Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Me encantó (para no andar con vueltas) en el fondo & en la forma.

R.
www.revagliatti.com

28 de julio de 2017, 14:24  
Blogger Jorge Luis Carranza ha dicho...

"el que se fue de la casa ya ha vuelto" ¡cuanto dice y cuanto no dice esa lìnea¡ Hermoso poema.

28 de julio de 2017, 20:39  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Los caminos de la vida, los recuerdos, las palabras en guaraní, todo tiene sabor a emoción; es así como me llegó.
Un gran abrazo
Betty

28 de julio de 2017, 23:03  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Momentos presentes, sentimiento y temores que fueron. El fondo del aljibe tan lejano. Cuanta fuerza.

30 de julio de 2017, 18:13  
Blogger Patricia Berho ha dicho...

bello,la palabra se hace acto en este poema,lo viví ,lo sentí! gracias, poeta!

30 de julio de 2017, 18:25  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Qué placer leerte, oir tu voz guaraní. Muy bello poema!!

Besosss

30 de julio de 2017, 20:08  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Me gustó muchísimo esa conjunción de lo narrado y la poesía, porque hay una historia escrita en versos...y la voz ancestral: el guaraní. Bello. Gracias, y abrazo. Inés Legarreta.

2 de agosto de 2017, 18:50  
Blogger Vuelo de noche ha dicho...

Susana cronista de infancias, este poema tiene todas tus marcas. me encantó.
abrazo, Marta Ortiz

21 de agosto de 2017, 12:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal