26/7/17

Poema de Hugo Francisco Rivella



Mis vestiduras sangran desgarradas al viento desgarradas,
como palomas crueles, como nubes de plomo,
el círculo de espadas revienta mis omóplatos y vuela,
se asoma a las uñas del ateo,
a la risa del ajo y el muérdago reseco.

Mi Madre reza un no sé qué en voz baja
y el ladrón al costado saliva mis espinas,
escupe lo que pienso de dios y la palabra,
la demencia,
las doncellas que fraguan laberintos en donde el peregrino arrodilla sus huellas.

Padre,
siento que voy cavando poco a poco tu olvido.


© Francisco Hugo Rivella

3 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Intenso poema, bello.

Abrazo
Elisabet

26 de julio de 2017, 19:48  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Profundo y bello
Un abrazo Graciela Barbero

27 de julio de 2017, 10:01  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Poema sensible que se convierte en fuerte !!!! saludos de María Luisa Márquez

28 de julio de 2017, 13:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal