6/6/17

Poema de Hugo Francisco Rivella



Es cruel la mañana.
Está oscuro,  Padre.
Alguien vierte vinagre sobre mis llagas.
el cielo se hunde en la cabeza del soldado,
su lanza me persigue, busca en mí tu presencia,
pero tú no apareces,
Padre.

Vino, mirra y el sueño desbocan tu abandono.
No he de beberlos, Padre.
Quiero morir sabiendo que estoy vivo.
La flor que acecha al hijo duerme otro sueño,
en tanto yo,   Padre,

recorro los últimos minutos de lo que no comprendo.



© Hugo Francisco Rivella

3 comentarios:

Blogger Patricia Corrales ha dicho...

Me gusta tu forma e imágenes para ese último instante de Jesús que puede compararse con el sabor amargo de perder lo único que nos pertenece
Patricia Corrales

6 de junio de 2017, 11:27  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Bella oración de búsqueda
Un abrazo Graciela Barbero

10 de junio de 2017, 19:05  
Blogger Ricardo Juan Benítez ha dicho...

Genial, un tema absolutamente original. Habrá que seguir tus letras.

11 de junio de 2017, 12:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal