14/5/17

Poema de Gabriel Chávez Casazola


Mientras el río fluye

Mientras el río fluye y el barco en él y yo con él
hacia la mar de la que habló Manrique

mientras la luz del atardecer peina el río Mamoré
como una hermana mayor a un hermanito

mientras las últimas garzas surcan el horizonte

perdón, señores,
me es imposible encontrar el sosiego pues
pienso en los borrones de Dios, en sus pequeñas erratas,

en los dos niños corriendo en la calle que vi la otra noche y que jugaban
con cuchillos y con la misma naturalidad
que tendrían tus hijos en casa al hacerlo con sables de jedi,
ya que los cuchillos son su fantasía, la calle es su casa y ella será,
más pronto que tarde, su tumba;

en el taxista al que estrangularon para robarle el equivalente de tres dólares
y un teléfono móvil al que durante horas, inútilmente, le llamaron sus padres
y la novia, madre de los diez hijos que no tendrán, ya imposibles;

en la muchacha a la que quemaron las manos y arrancaron las uñas y solo piensa en la muerte
en la mujer que abre el sexo por un puñado de pastillas que se la irán tragando
en el anciano que se arrojó al vacío para no ser desalojado de su piso

pienso
en los que en este momento infligen dolor
en quienes lo reciben

en el dolor

en el río de Manrique
en los borrones de Dios

y en Dios
su autor
y autor de los meandros de este río


© Gabriel Chávez Casazola

1 comentarios:

Blogger Unknown ha dicho...

Cuánto dolor contenido en un verso. Cuánto. Gracias. María Ángeles Pérez López

18 de mayo de 2017, 9:31  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal