8/2/17

Poema de Martha Goldín


No siempre llega así.
A veces los hace cuando estoy alegre y despreocupada.
 Asalta como un delincuente .
                          Arrastra con violencia .
Soy un  país incierto, sin guerreros que me defiendan ni fortalezas que no caigan.
¿Para qué los muros que día a día construyo como una artesana?
No golpea la puerta ni pide permiso.
 Es el  verdugo que encuentra lo que busca.
No pide permiso.
                           Invade
Entonces me entrego como una condenada .
Sé que el pasado estará siempre ahí.
                                                Esperándome.


© Martha Goldín

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

certeza total tu poema. directo a la sangre. susana zazzetti.

9 de febrero de 2017, 9:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El pasado es a veces un enemigo. Excelente poema
Graciela Licciardi

9 de febrero de 2017, 18:15  
Blogger Isabel ha dicho...

Espléndido poema con suspenso y un final que desgarra.MARTHA, un beso Isabel Llorca Bosco

11 de febrero de 2017, 7:58  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

qué poema!!
Me fascinó.

12 de febrero de 2017, 22:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal