3/12/16

Poema de Susana Zazzetti


después de haber pasado por
la furia.
la crueldad ajena de la indolencia.
el veneno de lenguas espumosas.
cercanos escorpiones.
tengo deseos de que
llueva repentinamente
sobre la desnudez de mi espalda.
siento que estoy         
                     i n t a c t a 
                                  por primera vez.


© Susana Zazzetti

18 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Luego de rehacerte resurgís intacta. Muy bueno!!

Abrazo
Elisabet

3 de diciembre de 2016, 18:59  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy poema siempre se puede volver a comenzar.
Un abrazo Ana Romano

4 de diciembre de 2016, 11:21  
Blogger Isabel ha dicho...

La naturaleza, la lluvia, rubricando como un agua lustral esa inocencia, inmune a las calumnias. Buen uso de otra tipografía. Bueno como el milagro de la lluvia, tan cara a tu escritura. Besito grande Isabel Llorca Bosco

4 de diciembre de 2016, 11:21  
Blogger teuraroja ha dicho...

Letras rojas, recorridos de metáforas! Muy bueno.

4 de diciembre de 2016, 13:44  
Blogger Pato Berho ha dicho...

Un poema con lluvia que limpia y renueva ,muy bueno,gracias

5 de diciembre de 2016, 16:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso poema Susana, la lluvia y su manera de hacernos renacer, su belleza en contrapunto con todo lo demás.
Abrazo.
Tana Pasquini-

5 de diciembre de 2016, 17:00  
Blogger Jorge Luis Carranza ha dicho...

Esta intacta poeta... invicta a pesar de las derrotas...

5 de diciembre de 2016, 21:10  
Blogger José María Pallaoro ha dicho...

la desnudez de mi espalda, y la esperada lluvia. muy bello.

6 de diciembre de 2016, 6:05  
Blogger Liliana ha dicho...


Me encantó esa espalda intacta por primera vez, todo lo demás furia, crueldad, veneno es parte de lo que toca, siempre.
Gracias por la potencia de tu poesía.

Lily Chavez

6 de diciembre de 2016, 22:30  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Bellísimo poema en su brevedad palpitante

7 de diciembre de 2016, 0:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué fuerza en las palabras. Nadie puede ser indiferente. Griselda Rulfo

10 de diciembre de 2016, 12:25  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Lo breve que lo dice todo, suelo releer tus poesías exquisitas , un cariño para tu alma : María Luisa Márquez

10 de diciembre de 2016, 17:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Intacta y con el amor como sublime antídoto!
te valoro y te felicito por veer claro y ser más sabia cada día!
Susana Giraudo

11 de diciembre de 2016, 17:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bello y esperanzado poema, Susana.
Me conmovió.

Un abrazo,

Alicia Márquez

12 de diciembre de 2016, 20:33  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

Aguda y vigilante la poeta no corre riesgos, sabe que la lucha fratricida, de la que nadie escapa, se desarrolla, como otras dinámicas humanas en el terreno de los deseos, del imaginario, y no deja de advertir al lector acerca de ello. Genial Susana, si no lo hubieses hecho en el mismo poema otro sería el cantar. Felicito maestra!!!
Clelia

17 de diciembre de 2016, 19:00  
Anonymous Carmen Barrionuevo ha dicho...

Esa espalda intacta... Esa lluvia reparadora... Genial!


17 de diciembre de 2016, 19:32  
Blogger sacanueces ha dicho...

maravilloso poema!!! esa apelación a la naturaleza para que lave todo!!! maravilloso, maravilloso!!! un beso enorme, gracias por compartirlo y compartirte!!! francisco

17 de diciembre de 2016, 20:10  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un renacimiento de belleza,

Silvia Loustau

19 de diciembre de 2016, 10:52  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal