3/12/16

Poema de Luciana Ravazzani

  

Él me despierta como un enfermero,
pienso en sus frascos de sales efervescentes,
sabe que ayer era de noche tarde,
me bajé de un auto cuadrado
sin seguros automáticos,
entré y pensé que nos hace falta
una horrible fuente cóncava
donde dejar llaves, encendedores, papel de caramelos.

Él me despierta y pregunta
lo que su imaginación ya le contó en detalle,
la cena frugal, el vino barato, el humo,
las investigaciones apócrifas
sobre la vida de los otros,
las canciones que no dicen nada.

Él me despierta para salir juntos,
espera que me vista de rojo,
que vuelva a confundirme las calles,
que llegue a horario a la oficina.


© Luciana Ravazzani

2 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Excelente poema!
Abrazo
Elisabet

3 de diciembre de 2016, 18:32  
Blogger Pato Berho ha dicho...

Recorrí tu poema y me encantó! Gracias

11 de diciembre de 2016, 23:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal