3/12/16

Poema de Jorge Moreno de Los Santos


Entiendo al cansancio
como líquida sombra,
como derrumbado paisaje,
como helada quietud
en los salones de la conciencia.
Las palabras: que absurda
vanidad que nos vence,
que desesperado intento
de expresar el pensamiento.
El amor vencido por la muerte:
es la triste canción de los violines.
El insufrible calor de lo incierto,
la mentira del poema y su fraqor,
el carmín perecedero de una duda,
El inútil consuelo
de las cosas hermosas
que encendían los gestos.
La amarga alondra de lo inevitable, de lo frágil,
de los espacios que renuncian a desvivirse.
La claridad es una hoguera permitida,
la dicha una violencia necesaria
y la ceniza una aventura imperdonable.

El amor vencido por la muerte:
es la triste canción de los violines.
Acaricio la paz de los momentos
cubiertos de desamor y de glaciares;
huyo hacia los estanques
olvidados por los héroes
y recojo las hermosas historias
que las ranas me traducen
con tristeza de sabios ignorados.
Oigo a los mundos
desvestirse de vértigos y esencias;
a los psiquiatras disparar
los ángeles que vuelan bajo.
Oigo la ternura desatendida,
el sonido del cierzo y su equipaje de chatarra,
el chantaje de la templanza.
Y sólo
entiendo al cansancio
como la inútil espera
de lo que habrá de venir sin sorprendernos.



© Jorge Moreno De Los Santos

3 comentarios:

Blogger Isabel ha dicho...

Con tono de leyenda,la mirada del mundo después de la muerte del amor que nos previene.Algunos versos insuperables. Un abrazo
Isabel Llorca Bosco

5 de diciembre de 2016, 13:09  
Blogger Pato Berho ha dicho...

Las palabras ....el sentir que busca su espacio y el cansancio serpentea líquido .Gracias poeta

5 de diciembre de 2016, 16:59  
Blogger LIDIA CARRIZO ha dicho...

la vida y su devenir dode todo acontece y nada se detiene. todo en su devenir inexorablemente,
GRACIAS POR COMPARTIR / LIDIACC,

9 de diciembre de 2016, 2:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal