13/12/16

Poema de Margarita Drago



Abuela

Abuela no fue a la escuela
firmaba con el dedo pulgar
no sabía leer
pero sabía descifrar las crepitaciones de las hojas de otoño
arremolinadas por el viento
conocía el lenguaje de la lluvia en los tejados
traducía el trino del pájaro en el árbol
conocía el momento exacto de las zanahorias
que ocultas en la tierra pujaban para alcanzar
mi boca de niña consentida
hablaba con las plantas hortalizas y flores
conocía el tiempo justo de la siembra
del trasplante de los frutos la cosecha.


© Margarita Drago

6 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Así eran las abuelas, sabiduría sin retoques.

Abrazo
Elisabet

13 de diciembre de 2016, 12:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...

me deja un aire trasplantado de ternura. bello. susana zazzetti.

13 de diciembre de 2016, 19:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sabiduría y sencillez tan bien expresadas,muy real.Hermoso.
Saludos
Anahí Duzevich Bezoz

13 de diciembre de 2016, 22:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bella evocación, lo de siempre pero nuevo, los ciclos...me gustó.

Claudio Simiz

15 de diciembre de 2016, 14:42  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

bello, cálido, destaca o importante, lo que no debería perderse, sabiduría y amor en esa abuela

16 de diciembre de 2016, 7:01  
Blogger maria montserrat Bertran ha dicho...

Hermoso poema, rico como la tierra que nos nutre, como sus frutos...

Un abrazo Margarita

18 de diciembre de 2016, 21:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal