4/11/16

Poema de Nito Biassi



Pedregosa

Mi sangre fue manchando peñascos,
atracción de buitres sedientos.
Mi cuerpo endurecido
fue haciéndose roca,
como la superficie pedregosa
donde yacía de cara al sol.
La distancia es tiempo,
el tiempo es camino.
Garras de uñas anhelantes
marcan huellas de peregrino.
El viajero que mi alma anhela,
se esconde en las señales
que,  desde el pasado
buscan nuestro sentido.


© Nito Biassi

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

muy sentido este poema, nito, va más allá de lo pensado. susana zazzetti.

4 de noviembre de 2016, 15:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tiempo de seguirte y ahora te encuentro aquí, un gusto enorme .
Bello tu poema! Felicidades
Diana Rios

5 de noviembre de 2016, 17:59  
Blogger Jorge Luis Carranza ha dicho...

"El viajero que mi alma anhela..." Tal vez poeta el alma sea el viaje, el viajero , lo que siempre está partiendo y siempre está llegando con todo el pasado a cuestas.

6 de noviembre de 2016, 9:20  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Profundo Nito, como toda tu poesía amigo!!
Hasta muy pronto!!

6 de noviembre de 2016, 12:30  
Anonymous Alicia Albanesi ha dicho...

. IMPACTAS CON EL CUERPO EL DOLOR DE SER.!! bello!! NITO :
FELICITACIONES.

7 de noviembre de 2016, 22:24  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Me encantó " donde yacía la cara del sol" Felicitaciones Maria Luisa Márquez

8 de noviembre de 2016, 0:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

tremendo Nito! duele ese viajero inmóvil.
Abrazos
claudia tejeda

9 de noviembre de 2016, 10:03  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

El poema arremete plagado de sentimiento desgarrado.
Me gusta . Un abrazo Graciela Barbero

9 de noviembre de 2016, 18:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal