2/11/16

Poema de Anamaría Mayol


CIGARRILLOS 

Dejé de fumar hace mucho tiempo
sin embargo

había algo de glorioso
en ese cigarrillo después del sexo

algo de Far West
en el  hedor que  exhalaba
después de  la  palabra  amor

algo de riesgo en el fuego
quemando ese perfume
de tiempo y muerte

Extraño el rito
de encender apagar

tomar ente los dedos el cigarrillo
mirarte
detrás del humo

y atrapar el olor
debajo de las  sábanas

debajo de la noche
debajo de tu cuerpo



© Anamaría Mayol

12 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Excelente sensación que muchos conocemos y que vos has podido expresarla en poesía.

Abrazo
Elisabet

2 de noviembre de 2016, 20:22  
Blogger Adriana ha dicho...

Precioso poema. El cigarillo y el hombre, que consumió el tiempo. Me gusta el estilo despojado, que concilia con lo que el poema dice. Un abrazo. Adriana Maggio

2 de noviembre de 2016, 21:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Sí. Exactamente así. Extraño y sensual rito.

Buenísimo poema, Anamaría.

Alicia Márquez

3 de noviembre de 2016, 10:25  
Blogger tere mimi gerez ha dicho...

Con simples palabras logras describir y transmitir sensaciones de ese "rito" "debajo de la noche/debajo de tu cuerpo". Me gustó mucho.

5 de noviembre de 2016, 6:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Como siempre, siguiendo tus letras y sintiendo el momento al leerte,
Bello! Abrazo y sonrisa . Diana Rios

5 de noviembre de 2016, 18:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

UN POEMA que da sensaciones y deseos irresistibles de fumar, un logro expresar la "dependencia" de modo exquisito.
Un gusto leerte.Sigo aprendiendo...
Saludos
Anahí Duzevich Bezoz

6 de noviembre de 2016, 11:50  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Se extraña el rito.
Muy bueno.
Saludos

6 de noviembre de 2016, 12:41  
Blogger creactivo ha dicho...

Excelente poema. pude ver cada verso.
Diego Bennett

6 de noviembre de 2016, 15:41  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

muy bueno el poema,me gustó mucho.

6 de noviembre de 2016, 16:29  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Es verdad, el cigarrillo provocaba esa sensación sensual.
Muy bueno Un abrazo Graciela Barbero

9 de noviembre de 2016, 18:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

leo detrás del humo, siento el sabor del tabaco, tu poesía es tangible. Enorme.

Abrazo

claudia tejeda

11 de noviembre de 2016, 19:17  
Blogger Cecilia Moncalvo ha dicho...

la aventura del sexo y la vida es también la aventura de la muerte, con sus ritos y sus velos, y los conocidos lugares inesperados. Como el tiempo que inexorablemente nos consumirá, antes que se haga recuerdo.

Bello poema! Una metáfora que explota de polisemia.

Abrazo.

30 de noviembre de 2016, 15:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal