2/11/16

Poema de Teresa Gerez


 Ampolllas en los oídos
 nos impiden escuchar
el aire entre paso y paso

La torpeza de nuestros ojos
no nos deja ver
los huecos concéntricos
del silencio

La rigidez de nuestra mente
no nos permite captar
las vibraciones
que serpentean en el cuerpo

Y nos vamos deshojando
como jardín        abandonado


© teremimigerez

9 comentarios:

Blogger Josefina Fischer ha dicho...

Perfecto e impecable final!!!!

2 de noviembre de 2016, 20:02  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Hemos perdido en parte la capacidad del replanteo, de la duda, de vernos a nosotros mismos. Muy buen poema, Tere.

Abrazo
Elisabet

2 de noviembre de 2016, 20:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Así vamos. Como vos decís perfectamente: deshojados.

Impecable poema.

Un abrazo grande.


Alicia Márquez

3 de noviembre de 2016, 10:28  
Blogger Adriana ha dicho...

Hermoso y reflexivo. Me gusta mucho el remate. Un beso grande. Adriana Maggio

4 de noviembre de 2016, 23:47  
Blogger ALICIA CORA ha dicho...

Un poema que invita a la reflexión y a la vez nos dice que no somos más que unos libros deshojados. Beso

5 de noviembre de 2016, 15:16  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Lujo tu descripción de como vivimos.Lo pude percibir cuando inicié yoga.
UN cariño

6 de noviembre de 2016, 12:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

excelente Tere. la rigidez de nuestra mente no nos permite captar las vibraciones que serpentean en el cuerpo.
Diego Bennett

6 de noviembre de 2016, 15:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Y nos vamos deshojando Tere. Triste realidad.
Nos deshumanizamos.

Gracias, este poema es un espejo necesario.
Abrazo


claudia tejeda

9 de noviembre de 2016, 10:51  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

no hay jardin que se despueble, es madurez.
un cariño de Maria Luisa Márquez

10 de noviembre de 2016, 22:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal