10/9/16

Poema de Graciela Perosio




Con los años advierto que la emoción
no es más un cuarto o un cerco,
sino un leve telón, un perfume
–apenas una sábana de tul-
que en un momento punzante me traspasa
y se desvanece luego, hasta alejarse.
La veo tendida allí, casi una nube de luz
chisporroteante,
desde esta inalterable serenidad
donde germinan los hondos sentimientos. 
Aquellos pocos que no
van a morir.


© Graciela Perosio

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

qué bueno, Graciela, lo que trasciende muy bien delimitado, muy bueno el poema
clelia

11 de septiembre de 2016, 2:52  
Blogger catalina boccardo ha dicho...

Bello, abrazo, Graciela.

1 de octubre de 2016, 18:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal