31/8/16

Poema de Marta Ortiz


Espera

Acechábamos incrédulas
una señal un atisbo
en la noche serena.
Helaba.

Yo seguía la cinta de luz
en la cadena de automóviles
ella moderaba el sesgo desbocado
en las piruetas del cachorro
olfateaba como yo
oteaba el aire intenso
se cargaba de partos.

Yo tildaba las ramas
rapadas dos o tres hojitas
tardías
como pelos fatuos.
Auscultaba
por encima del árbol
y más alto aún
fuera del entorno deshilado
de las luces de neón
y un cierto resplandor nevaba
añicos copos
cristalizaron mi cuerpo.

Aterida,
palpó en la piedra
la paloma el tibio simulacro,

nidos de ceniza tocaron tierra.

No quedan dudas:
el invierno coagula entre nosotros.


© Marta Ortiz

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermosísimo Marta querida,
besos

31 de agosto de 2016, 15:21  
Anonymous susana szwarc ha dicho...

Hola Marta, no sé si mandé antes. Hermoso este poema. Besos.

31 de agosto de 2016, 15:21  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Un invierno que coagula.
un cariño

31 de agosto de 2016, 23:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bello pero un inal que aplaudo. susana zazzetti.

5 de septiembre de 2016, 14:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...


buen poema trasfiere el frío. También la ilustración es un acierto.
W.M.

10 de septiembre de 2016, 15:59  
Blogger mariel monente ha dicho...

bellísimo Marta!!

16 de septiembre de 2016, 14:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal