12/5/16

Poema de Francisco José Malvárez


SANGRA EL OCASO

   cuando sangra el ocaso (aquí y ahora)
a mitad de mañana
a mitad de una mañana fría, nublada, de otoño
sin ningún misterio meteorológico
es no más cansancio del alma
esfuerzos por disipar brumas y seguir y seguir…
pero en vano, siempre vuelve la niebla
esa historia reciente, penosa y retorcida
que parece que nadie quiere ver el sol
como así también que ni otros lo vean
egos, iras, rencores nostálgicos que reaparecen
todos hacen de capote para que el sol no se vea
y en medio de las penumbras boicotean cualquier intento de disipar
por eso es en vano todo intento
pagan inocentes que no fueron convencidos con los discursos de terror y justicia
(justicia: nombre conque apodan la venganza)
castigando sin piedad a esos inocentes y a quienes intentan buscar la luz 
el sol y el calorcito humano

   ahí nace el sangrado del ocaso (aquí y ahora)
a mitad de una mañana fría
donde nada se puede modificar, nada, nada
sólo seguir los pasos de este otoño hacia una época mejor

© Francisco José Malvárez 

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

permisito francisco, ¡ hay tanto detrás de la niebla! esta vez, llevo tu poema a mi grupo. mucho para analizar. abracito. susana zazetti

12 de mayo de 2016, 10:31  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Un poema muy conciso, con mucho para recorrer.

Abrazo
Elisabet

15 de mayo de 2016, 19:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal