11/5/16

Poema de Claudia Tejeda


Limonero 

Era de alergia y azahares 
el septiembre cítrico 
en la siesta promesa 
de fragantes infusiones. 
El arbolito aquel 
aseguraba sus raíces en el aire 
para sostener la musculatura verde 
como si se tratara de una inmensa sombra. 
Yo le contaba los glóbulos amarillos 
en tortas de limón y ralladura. 
Eje en mi patio del carrusel de los días 
reloj del equinoccio 
en la puntualidad de las abejas. 
Me pegaba a su torso de padre vegetal 
a enumerar el sol que entre sus hojas 
parecía un rompecabezas de brillante papel. 
Fui una reina breve bajo su castillo de flores 
apenas una hormiga en su edad  indefinida 
de decorado paquidermo. 
No resistió el trasplante entre dos distancias 
como a veces 
yo tampoco.


© Claudia Tejeda

11 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

mi vida entera leyéndote, claudia, esta manera única de hacer poderoso todo lo que nombras. susana zazzetti.

11 de mayo de 2016, 12:28  
Blogger marcelo bertora ha dicho...

Que poema mas lindo y fresco :-)

11 de mayo de 2016, 21:14  
Blogger sacanueces ha dicho...

guauuu!!! que poemazo!!! lo peor es que lo entendí en la médula, al mío le pasó lo mismo... tienen esa manía de la querencia exacta ni un milímetro más allá ni acá, sólo ahí, donde está es su reinado... cosas, no? un beso enorme, deliciosa poeta y amiga. francisco... gracias por compartir tanta intimidad!

12 de mayo de 2016, 12:51  
Anonymous Anny Guerrini ha dicho...

Hermoso y tierno como todo lo tuyo querida Claudia, besos...

13 de mayo de 2016, 9:22  
Blogger MARIA ALICIA Gomez ha dicho...

Tan real como doloroso,cuando a pesar delos intentos el "pervivir" es difícil---No obstante queda el perfume,señal de la existencia compartida..ME GUSTÓ.

13 de mayo de 2016, 23:57  
Blogger Griselda Rulfo ha dicho...

Querida Clau: esta es una de tus dos grandes voces. La de darle un brillo increíble a lo cotidiano. La de regalarle ternura y belleza. Me encanta, tiene tu sello inconfundible.

14 de mayo de 2016, 15:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Qué bellísimo poema. Qué infinita ternura, Claudia, y a la vez, cuánta nostalgia.
Un abrazo grande.


Alicia Márquez

14 de mayo de 2016, 20:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Captás el lenguaje vegetal y sus matices, que parecen entrar por tus ojos y tus sentidos todos. Uno siente que el limonero te ruega que lo conviertas en palabras y vos, con el vuelo y hasta con el toque de fino erotismo que te caracteriza, lo hacés con maestría y gracia.
Susana Giraudo

15 de mayo de 2016, 19:39  
Blogger Adriana ha dicho...

Hermoso poema, con imágenes que hacen que el lector perciba con los sentidos lo que transparenta la palabra. Me encantó. Un abrazo. Adriana Maggio

17 de mayo de 2016, 12:04  
Anonymous Anónimo ha dicho...

este limonero perfuma mi cuarto gracias . BELO!!!
flora levi

18 de mayo de 2016, 10:34  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Pude sentir ese aroma!!

Besossss

21 de mayo de 2016, 12:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal