20/5/16

Poema de Cynthia Rascovsky


MATADURA 

La cicatriz de mi auxilio
                   amontona silencios.

La ventana golpea mi cabeza. 
El triste regreso
           de telas colgantes. 

Amortajada derramo huidas.
Duele el perfume de los jazmines. 

Todo es caos y el espíritu deslucido
arrastran el satánico desfile 
                de serpenteos de este cuerpo. 

Esqueleto soberbio
             cínico vientre de exhalaciones . 

Chuparé de la garganta la obediencia 
                    y dejaré a mis dedos
                               desbocar mi piel.


© Cynthia Rascovsky

10 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Duela el perfume de los jazmines... soberbio Cyntia leerte es un privilegio.

20 de mayo de 2016, 14:16  
Anonymous Anny Guerrini ha dicho...

me encanta ese poder de síntesis que tienes Cinthya, maravilloso poema

20 de mayo de 2016, 15:23  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Un despliegue de espiritu que recorre un cuerpo ansioso . Te saluda Maria Luisa Márquez

20 de mayo de 2016, 16:24  
Blogger Maju ha dicho...

Un poema que clama por la libertad, a mi juicio. El yo poético clama por "ser" como lo dice en el final"chuparé de la garganta la obediencia/ y dejaré a mis dedos/desbocar mi piel".
Salirse del molde impuesto para por fin "ser uno mismo".
Buen poema, Cyn
Abrazo en la poesía.
Maju

20 de mayo de 2016, 16:57  
Blogger Teresa Gerez ha dicho...

me encanta la fuerza de tu poesía!!

23 de mayo de 2016, 11:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"duele la fuerza de los jazmines"
mira vos era el perfume
beso grande
flora

24 de mayo de 2016, 15:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

me encanta eso de amontonar silencios
besote Cyn.
flora levi

25 de mayo de 2016, 21:04  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Poema impactante! Te felicito! Un abrazo

26 de mayo de 2016, 16:31  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Todo es caos, siempre. Y cuando el caos nos hostiga, nuestro espíritu se desluce, el cuerpo se nos convierte en esqueleto desvaído, soberbio, cínico.... pero aún así, no mortajas... no por ninguna cicatriz....No, Cynthia. Abrazo. Isabel Krisch

29 de mayo de 2016, 23:57  
Blogger sacanueces ha dicho...

me gustó! es de una belleza irrazonable, de esa que sólo se siente en el alma, belleza salvaje! gracias por compartirlo, francisco

12 de junio de 2016, 21:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal