13/5/16

Poema de Bibi Albert


INSOMNIO 

3.

Es cierto, tengo miedo.
Pero nunca tengo miedo.
Así que lo descubro, enharinado,
disfrazado de sábana.
No me hace ¡búuu! ni nada.
Sonríe, no se burla.
Tiene clara su meta
de bajarme el copete,
de enseñarme a pasar
por el aro encendido
de la incomodidad,
del ego bien llagado.
Tengo miedo, es verdad,
lo reconozco.
Y reconozco al miedo,
aunque nunca habíamos sido presentados.
Busco un espejo,
quiero verle la mano
haciendo cuernos detrás de mi cabeza.
Pero el espejo duerme.
Todo duerme.
Menos mi miedo y yo,
y las preguntas:
la bicicleta fija de mi alma
que me invita a pedalear por dentro mío.
Y no tengo salida.
Y no tengo salida.


 © Bibi Albert

9 comentarios:

Blogger Jordi ha dicho...

Bibi: maravilloso poema, donde el miedo camina sin miedos pero con mucha cautela. El mundo tiene miedo pero hay una bicicleta para seguir el camino. Felicitaciones.

14 de mayo de 2016, 15:37  
Anonymous Pauli ha dicho...

Muy bueno, Bibi...Ah, esa biicleta fija del alma...

14 de mayo de 2016, 16:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me sacudió. Profundo sentido tras esa sencillez tan en superficie. Abzo PAOLANTONIO

14 de mayo de 2016, 17:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bellamente doloroso, Bibi.

Un abrazo,

Alicia Márquez

14 de mayo de 2016, 20:33  
Anonymous cristina briante ha dicho...

duele y más...con tanta `poesía siempre sale el sol. Abrazo
Cristina Briante

15 de mayo de 2016, 12:06  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Excelente, llegó mucho tu poema.

Abrazo
Elisabet

15 de mayo de 2016, 19:16  
Anonymous susana szwarc ha dicho...

Me gustó mucho este poema, lo enharinado. el no buuu! el miedo que avanza y no. Gracias.

16 de mayo de 2016, 20:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello y punzante, excelente, Bibi! Me enncantan los ritmos y tu lenguaje. Cariños.
Aly Corrado Mélin

22 de mayo de 2016, 9:40  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Guau, no tenes salida... NO tenemos salida... Yo también, como vos, cada día al levantarme, al acostarme...tengo miedo, mucho miedo.... y sin embargo, no hay espejo que me refleje el vacío.... a veces ya ni fuerzas para ningún pedaleo más.... Gracias por el poema. Isabel Krisch

30 de mayo de 2016, 0:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal