15/9/15

Poema de María Lyda Canoso


¿QUÉ VES PEQUEÑA FOSFORERA? 

niña que pasa por el camino estrecho es como una caperucita pero más
como la fosforera que mira por la ventana pero más

qué orquídeas venenosas pequeña encapuchada qué plantas carnívoras te esperan qué flores de los muertos
qué gladiolos envarados qué anémonas en última versión de su belleza qué bugambilias reptando por toda la pared

me gustaría preguntarte si en tu bosque todavía existen pensamientos explosivos amarillos negros y violeta y violetas debajo de las plantas ahí escondidas y unas flores que se llamaban nomeolvides que nunca vi sino en ramitos como de terciopelo adornando el costurero de mi madre

qué ves pequeña fosforera detrás del vidrio transpirado por el calor de adentro
qué ves te vuelvo a preguntar

ellos comen y no saben se atosigan se empachan vomitan
comen en santo estado de masturbación aunque no sepan que su alimento son gusanos y restos de residuo biológico


todo dentro de un pavo
de apariencia alegre porque su adorno muestra esmero en los dibujos en morrones
y aceitunas negras
descarozadas

abajo el abismo se abre como un detalle del paisaje

cae el libro

otros personajes y la fosforera huyen aterrados
por la lectura
de esa niña



© María Lyda canoso

5 comentarios:

Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Con tu estilo, con tu ritmo, la pequeña fosforera se parece a una niña perdida allá lejos...un abrazo! Inés.

16 de septiembre de 2015, 16:30  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

La singularidad de un estilo, la lmportancia de la forma y el color, el reflejo de la corriente de conciencia revelándose, de acuerdo al personaje, el mundo, fundamentalmente perceptual e interpretativo, y personal. los objetos evocados son palancas donde hacer pié y que pueda emerger ese mundo interior que los invoca, siempre en un estilo inconfundible.

19 de septiembre de 2015, 22:55  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Algo aterrador y al mismo tiempo hermoso se muestra, se asoma o dibuja. Son las palabras y el sentimiento que se niega, hasta que por fin, aflora.
Que maravilloso, grande y fuerte poema.
Gracias por compartir sus letras.

20 de septiembre de 2015, 21:14  
Blogger ©Claudia Isabel ha dicho...

sorprendente estilo, singular! gracias Maria Lyda

26 de septiembre de 2015, 16:12  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Muy bueno. Original, me encantó.

28 de septiembre de 2015, 13:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal