15/9/15

Poema de Graciela Bucci


Desde mi orilla 

fueron tantas anécdotas 
tanto  pasado 
que marchó de puntillas para ahogar el estruendo 

tantas historias surgidas de la llaga 
desde el lugar en el que todo ocurre 
y todo vuelve  
transita espacios 
avanza   con aristas nuevas 
se niega a claudicar                                            
en otra forma misteriosa de tormento 

a veces 
un silencio de tiempo detenido se incrustaba en la noche 
asfixiante o extraño    
y barría el hechizo 
con la inclemencia de una tempestad            
o la  misericordia de un mutis oportuno 


en esta orilla  
se afianzó la certeza del encuentro causal 
la comunión 

en esa orilla 
una sonrisa tenue pudo abrazarlo  todo     
y la mirada neta perpetuar el instante. 




© Graciela Bucci

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Me gusta el ritmo de este poema, su serena fruición.

Claudio Simiz

15 de septiembre de 2015, 23:26  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias Claudio.
Graciela

16 de septiembre de 2015, 2:44  
Anonymous Gloria Oscares ha dicho...


Hermoso tu poema, Graciela.
Gloria Oscares

18 de septiembre de 2015, 22:21  
Blogger Rumen Limay ha dicho...

Bello poema Graciela, iluminado. Antonio Pourrere

18 de septiembre de 2015, 22:38  
Anonymous Pauli ha dicho...

Sugerente y armonioso, me gustó mucho leerte.

23 de septiembre de 2015, 18:12  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Delicado y muy bello!

28 de septiembre de 2015, 13:35  
Blogger Isabel ha dicho...

´¨Graciela, poema con pleno dominio de la frase en la difícil situación de absorber el estruendo y "el tiempo detenido...que se niega a claudicar en nuevo tormento. La noche, las orillas y la · "música rara" de la verdadera poesía resbalansdo con tu sonrisa y tu poema. Un beso grande. Me ha conmovido. Isabel Llorca bosco

29 de septiembre de 2015, 2:58  
Blogger Mariano ha dicho...

¡Qué bello poema, Graciela! Con un cierre espléndido: "y la mirada neta perpetuar el instante", que además es un perfecto verso alejandrino.

Felicitaciones y un afectuoso abrazo.

Mariano Shifman

29 de septiembre de 2015, 15:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal