13/9/15

Poema de Irma Elena Marc



UN LARGO SUEÑO PARA MI PAPITO 

Ella dice 
ahí está papi 
ahí duerme papito 
ahí está mi papito 
con su saco de oficinista y sus ojos amarillos. 
Dormí, papito. Dormí, 
dormí y cantá, 
cantá nuestras guerras altivas, 
contemplá tu canto: 
pasa un hombre de saco de oficinista y ojos 
amarillos 
y la niña perdida de tus ojos. 

           ¿Quién soy? 
                       ¿Quién soy? 
                                  ¿Quién soy? 
(Trampa para los ojos). 

Mi Papi 
ya no indagués tu cadáver, 
deleitate: la música te libró del cuerpo 
en la noche fría que fuiste a buscar. 
Papito 
entro en mí, como siempre que me dejás sola, 
tu canto dislocó el orden hechizante de las palabras, 
Ella habla la música donde debiera oír la noche, 
y digo noche para esta sed que me vuelve pequeña o me hace crecer, 
crecer, Papito, crecer. 
Papi, voy a librarme de vos 
para poder hollar serpientes, 
cachorros de dragones. 



© IRMA ELENA MARC-

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¡¡¡¡¡BELLO!!!!!!!
flora levi

14 de septiembre de 2015, 12:39  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Tremendo, "librarme de vos/para poder hollar serpientes, cachorros de dragones"
Un abrazo
Graciela N Barbero

14 de septiembre de 2015, 21:31  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Un final estremecedor para un llamado o un grito de hija (sea quien fuere el padre, sea quien fuera la hija)Abrazo, Inés.

16 de septiembre de 2015, 18:01  
Blogger Rumen Limay ha dicho...

Conmovedor Irma, realmente sacude el alma. Abrazo. Antonio Pourrere

18 de septiembre de 2015, 22:41  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Me ha conmovido enormemente este poema! Muy bello!

28 de septiembre de 2015, 13:29  
Blogger catalina boccardo ha dicho...

bello, ir

30 de septiembre de 2015, 19:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal