13/9/15

Poema de Elena Eyheremendy


Solo  del  Funámbulo

pero ¿qué hacer con quien está a la deriva cuando el
      agua invade los gritos que ya nadie escucha?
¿qué hacer con la mano que se escapa del poema y se
      alza desesperada para manotear la playa, sea cual
      sea, pero siempre lejana?
Alberto Szpunberg

No  te  duermas / Nocturno /
que  tal  vez  puedas  hoy                           
un  tantito  correrte  el  antifaz 
por  debajo  de  los  lamentos

y  lueguito  semblantear  por  los  indicios
si  nuestro  Equilibrista  podría  hallar  cobijo  en  la impostura
       de  estas  pocas  sencillas  poesías
arrojadas  a  mis  fauces  de  Lobo.
                                                                                             
Pero  por  piedad  antes  de  que  nos  hinque  el  diente
el  impreciso  monstruo  Desasosiego / ese
     que  se  come  a  los  chicos  desigualmente  hambreados /
     y  cuyo  ojo  pegado  a  las  rendijas  escudriña  sus  Noches.

Ya  no  te  duermas  vos  tampoquito / Noche /
cántanos  tu  Nocturno  del  Nómada  Africano
   tu  Solo  del  Funámbulo  que  duerme
   en  la  calle  que  duerme  entre  cartones.


© Elena Eyheremendy

2 comentarios:

Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Me gustó el ritmo, los enganches de palabras, lo contado. Abrazo, Inés.

17 de septiembre de 2015, 15:42  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Bellísimo. De una sensibilidad exquisita.

28 de septiembre de 2015, 13:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal