3/9/15

Poema de Dolores Pombo

  
ARIDEZ II 

en una inmensidad eterna 
existen heridas abiertas 
cubierta de sal 
que ya no cicatrizan 
nada cicatriza en esta tierra yerma 
donde el horizonte es infinito 
y la soledad 
invade gargantas silenciosas 
aqui no existen respuestas 
ni quedan preguntas 
solo la aceptación 
de un tiempo 
resonantemente 
mudo



© Dolores Pombo

15 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Muchas gracias Gus por publicarme y por la adecuada ilustracion! Un abrazo, Dolores Pombo

3 de septiembre de 2015, 21:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

categórico mensaje, dolores, en tan buen estilo. susana zazzetti

4 de septiembre de 2015, 11:18  
Blogger Isabel ha dicho...

Sólo dolores, eterno, infinito nada. Es un poema que sabe sugerir el silencio sin nombrarlo. Un poema que resplandece, Un gran beso, Dolorcitas.Isabel Llorca Bosco.

5 de septiembre de 2015, 14:49  
Blogger Ignacio Giancaspro ha dicho...

Desolación en un paisaje de soledad eterna donde lo único que atestigua lo que alguna vez fue vida, son las heridas que no cicatrizan.
Un poema para no olvidar.
Ignacio

6 de septiembre de 2015, 17:14  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Esa inmensidad yerma, solitaria y en silencio
Muy sugestivo.
un abrazo
Graciela N Barbero

6 de septiembre de 2015, 19:17  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Cuànta profundidad en tus palabras y còmo suena ese "resonante"

Besossssssss

6 de septiembre de 2015, 19:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello poema que vive en laaceptación del TIEMPO, un abrazo de Maria Lisa Marquez

6 de septiembre de 2015, 19:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello!!!!
flora

7 de septiembre de 2015, 0:21  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Bueno, breve y contundente, me agradó.
Un abrazo
Betty

7 de septiembre de 2015, 1:12  
Blogger Adriana ha dicho...

Estupendo: todo es yermo, menos el texto, que siembra poesía en el alma del lector. Muchas gracias. ¡Y qué imagen para acompañarlo! Un abrazo. Adriana Maggio

7 de septiembre de 2015, 11:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Un poema elocuente, singular hasta el hueso. Un abrazo

10 de septiembre de 2015, 14:51  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

"Un tiempo
resonantemente
mudo"
...cómo resuena en el silencio! Abrazo, Inés

15 de septiembre de 2015, 22:12  
Blogger Rumen Limay ha dicho...

Las arideces duelen porqué la cicatriz no cierra. Tenés razón "el tiempo puede ser resonante y también mudo" Abrazo. Antonio Pourrere

18 de septiembre de 2015, 22:49  
Blogger ©Claudia Isabel ha dicho...

Muy bueno Dolores
Un placer leerte también por acá

26 de septiembre de 2015, 16:17  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Muy bello y profundo!

28 de septiembre de 2015, 12:08  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal