29/8/15

Poema de Graciela Perosio



Ahora que parece
que va a cumplir sesenta,
este trabajo de leer
la tiene por la casa
de un asiento a otro,
de un cuarto al otro
y un rato en la cama,
cuando el tamaño del libro lo permite,
porque variar de posición
es bueno para la columna.
Aunque los ojos, sí,
siempre son los mismos ojos
que acaban irritados, vencidos,
por las noches.
A veces anota frases,
datos, nombres, ideas.
A veces empieza a escribir
y el poema ocurre.
Pero cuando él llega
y le pregunta qué hiciste hoy
es difícil explicar que
leyó durante catorce horas.
¡Ah! también –podría decir-
busqué la ropa en el lavadero,
compré damascos para la cena
y fui al banco
porque pagué la luz.



© Graciela Cristina Perosio

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

bella mixtura de lo cotidiano con la fantasía. y la necesidasd de ella. susana belleza.

30 de agosto de 2015, 9:16  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Pero qué belleza; tierno y completo.
Abrazos...Betty

2 de septiembre de 2015, 21:34  
Blogger Carlos Enrique Cartolano ha dicho...

Ternura entera, poeta. Gracias por tu palabra siempre, Graciela!

6 de septiembre de 2015, 22:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

me agrada este poema,habla en él alguien que está muy profunda y singularmente conectado con sus pasiones mas legítimas...y no cede.hermoso ,gracias Marizel Estonllo

9 de septiembre de 2015, 18:09  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Qué bien expresados el anhelo permanente del poeta (escritor-artista)y las urgencias de lo cotidiano! Muy bello, muy bueno! Un gran abrazo!Inés

15 de septiembre de 2015, 22:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal