18/9/15

Poema de Amalia Zacoutegui



Padre  - a Silvia Rivello

Padre: caen diamantes sobre las manos tendidas del ramaje
que cruje y ora, otoñal, por sus nudos.
Los pájaros escriben adioses en el aire,
 escriben nuestra sangre, que ha llorado los ríos.
Ya no más.
Sólo este fulgor,
este relámpago inasible, esta nada,
esta evanescencia, esto que fulgura y se disipa:
el vacío sediento,
su hondo tembladeral recién nacido.
Mientras tanto,
los lirios esperan tejiéndose en el alba,
con su sabia urdimbre – luz, ancestral y encendida.
Yo tejo junto a ellos los hilos de mi asombro,
este nombre de bruma que me llama,
este nombre que musita,
este nombre que canta en la oquedad su arrullo breve, que aún es de suspiros.
Padre: escribo en lo dulce de las uvas,
con cada giro de mi lengua que sabe y que degusta
el filo, la cicatriz, la viva nervadura,
el sitio obstinado del escollo,
la piedra cercada que se sabe rendida,
el súbito viñedo que fluye y  que derrama,
mundo tras mundo, los zarcillos partidos.
Padre: soy hija más que nunca, en mí, porque te escribo,
porque te crea padre la letra renacida,
porque me tejo en ella tus posibles tibiezas,
tus posibles abrazos,
lo posible que trama nuestras vidas.
Soy al fin la vid que te florece,
que te nace en el dulzor y te astilla las muertes
como al fruto sabroso que canta en el vacío.


© Amalia Zacoutegui

6 comentarios:

Blogger Marily Canoso ha dicho...

Muy hermoso, Amalia!

19 de septiembre de 2015, 0:22  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...


Precisos.Lo subire a mis blogs, con permiso.
.

19 de septiembre de 2015, 14:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello, un saludo de


Silvia Loustau

20 de septiembre de 2015, 7:26  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Cuanta belleza en sus palabras.

Se perciben sentimiento y nostalgia, a medida que el fruto entre el viñedo teje y canta.

20 de septiembre de 2015, 15:58  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

Muy bello Amalia!!!

22 de septiembre de 2015, 18:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un hermoso homenaje al padre , trabajado desde una plena comunión con la naturaleza. Un beso. Amalia M. Abaria

27 de septiembre de 2015, 19:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal